Fitness para la investigación de la leucemia infantil

El Proyecto

ESTUDIO PROSPECTIVO DE MONITORIZACION DE NIVELES DE ACTIVIDAD DE ASPARRAGINASA EN PACIENTES CON NUEVO DIAGNÓSTICO DE LEUCEMIA LINFOBLÁSTICA AGUDA TRATADOS CON EL PROTOCOLO SEHOP-PETHEMA 2013

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es el cáncer más frecuente en la infancia. Los avances en cuanto al tratamiento en los últimos años, han permitido obtener unas tasas de curación en esta enfermedad de más del 80%. El tratamiento de esta enfermedad consiste en quimioterapia que combina diferentes fármacos para atacar a las células malignas de diferentes maneras. Uno de los fármacos que claramente ha demostrado ser útil es la Asparraginasa. Este medicamento se utiliza en el tratamiento de todo paciente con nuevo diagnóstico de LLA y aunque sabemos de sobra que es útil y necesario, a veces podemos encontrar limitaciones en su utilización.

Sabemos que los pacientes tanto al comienzo del tratamiento como en las sucesivas dosis que se administran a lo largo de él, pueden sufrir una inactivación silente. Esto consiste en que nuestro propio cuerpo crea defensas que “atacan” al medicamento, destruyéndolo cada vez que se administre y por tanto no dejando que pueda hacer su efecto. En este caso, no aparece ningún síntoma en el paciente, y por ello tanto el paciente como el médico no notan nada, pero la asparraginasa no puede destruir las células de la leucemia. En estos pacientes, sin saberlo estamos administrando un medicamento que no está siendo efectivo y por ello, está ya demostrado que su posibilidad de curación es menor que si la comparamos con los pacientes en los que el medicamento sí está funcionando. Además también se ha demostrado ya, que si somos capaces de detectar durante el tratamiento a estos pacientes inactivadores silentes (en los que el medicamento no está funcionando) y los cambiamos a otro medicamento que sí sea efectivo, su posibilidad de curación no se ve afectada.

Es muy importante, por tanto, que podamos detectar, con una simple analítica de sangre, si aparecen o no esas defensas contra el medicamento, y con eso decidir si es necesario alguna modificación en el tratamiento para finalmente poder mejorar la supervivencia de los pacientes. Por ello, hemos puesto en marcha un estudio en pacientes pediátricos diagnosticados de Leucemia linfoblástica aguda, para con una analítica de sangre monitorizar los niveles de la asparraginasa durante todo el tratamiento, y poder así saber en qué pacientes no está funcionando y en cuales no, con el objetivo final de poder ajustar su tratamiento y finalmente así mejorar su supervivencia. El proyecto se realizará de manera multicéntrica a nivel de toda España con todos los pacientes diagnosticados de Leucemia linfoblástica aguda en los centros más importantes de oncología y hematología pediátrica españoles (32 hospitales). La relevancia de este proyecto es que consigue llevar directamente a los enfermos, actuaciones que ya sabemos que mejoran su curación. Este proyecto no consiste en intentar buscar nuevos fármacos que puedan o no ser útiles, si no conseguir que algo que ya ha demostrado que es efectivo y que mejora la posibilidad de curar a los pacientes, pueda utilizarse ya en el tratamiento de todos los pacientes diagnosticados de Leucemia linfoblástica aguda en nuestro país.